• Home
  • Blog
  • Nuestra boda también fue muy hand made

Nuestra boda también fue muy hand made

Tal día como hoy, 17 de abril, hace 5 años, conocí a Agus… ¿quién nos iba a decir que en 5 años íbamos a hacer tantas cosas (viajes, proyectos, boda, niño…)? Hoy quiero compartir con vosotros la preparación de uno de nuestros días más especiales…nuestra boda! 

 

Sólo fueron cuatro meses pero fue suficiente para preparar cada detalle y lo justo para no discutir demasiado cuando discrepábamos en algo ;) De primeras cuando dices que te casas en unos meses la gente piensa "estáis locos...", pero luego hubo más de una persona que nos dijo que nos envidiaba porque estar un año organizando una boda es una locura.

Teníamos claro que queríamos hacerlo en el jardín de casa, con un toque rústico y con mucho DIY para darle un aire personal y familiar y que los invitados se sintieran como en casa.

La verdad es que salió todo redondo y creo que tuvo mucho que ver el hecho de que padres, hermanos, primos, tíos… ayudaran cada uno con lo que mejor sabía hacer.

Os cuento todo lo que hicimos.

La decoración de las mesas fue en tonos burdeos y blancos y se nos ocurrió atar las servilletas con unas etiquetas de papel y cuerda para que cada invitado nos escribiera un mensaje a los novios y lo colgara de un árbol de bambú al que llamamos "El Árbol de los Deseos". Fue un recuerdo muy bonito!

    

Los centros de mesa los hice yo (con mucha paciencia). Eran de dos tipos. Unos eran tres botellines de cerveza forrados con hilo de cáñamo, unidos con un lazo y rellenos de flores de lavanda. Y los otros eran botes de cristal italiano con flores de tela en tonos beige que cosí a mano una a una (fueron casi 50 flores!).

                                    

 Los nombres de las mesas estaban sujetos por unas pinzas de madera que pinté a modo de “el novio” y “la novia”, y los carteles eran fotos Polaroid. 

El jardín lo decoramos con farolillos de cobre antiguo, antorchas, velas, globos blancos, carteles de madera pintados a mano, y el toque dulce lo dimos con un “candy bar”, un carrito de madera que rescatamos del jardín de los abuelos de Agus y que llenamos de chucherías para endulzar la noche tanto a niños como a mayores.

    

El regalo para los invitados fue para el paladar, unas galletas caseras hechas por una amiga que tiene un blog de cocina y hace cosas chulísimas. Aquí podéis ver la receta las galletas que nos preparó, no les falta detalle! 

La fiesta se alargó hasta el amanecer y el último toque DIY lo pusimos con unas caretas que preparamos con cartón y madera. La idea la cogí del blog Love Chocolate and Weddings. Podéis descargar los imprimibles aquí.

 

Muchas os estaréis preguntando cómo hice con el vestido para tenerlo en cuatro meses. Pues tengo la inmensa suerte de tener una super abuela modista que a sus 78 años me hizo un vestido precioso. El cinturón lo diseño Suma Cruz, bordado a mano con rafia, guipur y cristales, que le daban un estilo vintage y rústico perfecto para la ocasión (podéis ver un post en el blog de Suma Cruz aquí).

Fue un día muy especial y disfruté muchísimo de todos los preparativos, qué pena que pasase todo tan rápido! 

 

 

Welcome 200GBP Bonus at William Hill here.